Cómo Limpiar las Ventanas Paso a Paso

La limpieza de las ventanas es una tarea imprescindible en cualquier tipo de edificio, no tan sólo para que éste tenga siempre un aspecto cuidado y limpio, sino también porque de esta manera se consigue que la iluminación natural entre en el interior del edificio.

Si quieres conocer como realizar esta tarea correctamente, te damos los mejores consejos y trucos sobre cómo limpiar las ventanas de la manera más rápida y eficaz posible.

Limpiar ventanas de aluminio

Para la limpieza de ventanas de aluminio existen diversos métodos, y tendremos que optar por el más adecuado dependiendo del tipo de aluminio de que se trate.

limpiar ventanas aluminio

Aluminio gris

Si tenemos en la ventana este tipo de aluminio deberemos procurar no usar productos abrasivos, ya que podrían dejar unas marcas en la persiana difíciles de eliminar.

En este caso podemos optar por usar un producto específico o por utilizar una disolución de una cucharada de detergente por cada litro de agua. Tras extender la mezcla por la ventana enjuagaremos pasando un paño húmedo para aclarar, y secaremos seguidamente con papel absorbente.

Si quedan aún restos de suciedad se puede limpiar con amoníaco rebajado, en una proporción de media taza por litro de agua.

Si se trata de manchas de aceite, pinturas o grasas, lo intentaremos con una mezcla hecha con agua con vinagre y alcohol medicinal, repitiendo con ella el proceso.

Aluminio Blanco

Para limpiar ventanas de aluminio blanco lo mejor es usar un detergente suave con bicarbonato de sodio, diluido en agua. El proceso a seguir es el mismo que hemos empleado para las ventanas de aluminio gris.

Si no se eliminan todas las manchas, se puede aplicar directamente en las manchas pasta dental blanqueadora mezclada con bicarbonato de sodio. Se dejará actuar un rato y se quitará con un plato húmedo.

Limpiar ventanas de PVC

limpiar ventanas pvc

Las ventanas de PVC tienen la ventaja de que son muy resistentes ante la abrasión, así como de que sus colores permanecen inalterables al uso y al paso del tiempo. Sin embargo, ello no quiere decir que no precisen también de unos mínimos cuidados para que se vean limpias.

Para limpiar este tipo de ventanas, y para evitar sobre todo dañar los marcos, no usaremos nunca paños secos ni estropajos, sino que siempre utilizaremos un paño humedecido con un poco de detergente suave.

Limpiar ventanas correderas

limpiar cristales ventanas correderas

Como podemos suponer, la dificultad está en limpiar las ventanas correderas sin quitarlas para poder limpiarlas por fuera. Para ello tendremos que usar una regleta con palo extensible, para conseguir llegar a todos los rincones del cristal. Si incluso de esta manera no conseguimos alcanzar toda la superficie, no nos queda otro remedio que extraer la ventana de los raíles. Esta labor deberá realizarse con mucho cuidado, buscando la ayuda de alguien si pesan mucho, sobre todo si se trata de ventanas correderas grandes.

Si tarea de quitar los rieles nos parece muy engorrosa, podemos evitarla buscando otra solución: utilizar un imán, expresamente diseñado para ello, que nos evitará tener que sacar la ventana.

Antes que nada, hay que tener claro que, a la hora de la limpieza, la de cristales ha de ser la última que llevemos a cabo. Y ello por una razón muy simple: para evitar dejar huellas en ellos mientras limpiamos otra zona, como los marcos, ya que no tendríamos más remedio que, una vez limpios éstos, volver a ponernos con los cristales.

Limpiar ventanas en altura

limpiar ventanas en altura

Para poder limpiar ventanas en altura o con cristales que no se abren es indispensable tener las herramientas necesarias para realizar la limpieza con total seguridad, ya que en la mayoría de los casos son lugares inaccesibles o las ventanas están situadas a una cierta altura.

Además de poder utilizar góndolas y andamios, también podemos emplear pértigas telescópicas y palos extensibles. Y ello es así porque se trata de un método que no sólo garantiza la limpieza, sino que al mismo tiempo ofrece una alta seguridad, ya que su ligereza y fácil manejo hace que pueda ser usado por una sola persona, y que pueda hacerlo desde el suelo.

Sólo hemos de pensar que estas pértigas son extensibles, y que pueden alcanzar nada menos que los 20 metros.

En Limpiezas MM somos especialistas en la limpieza de cristales, por lo que puedes contactar con nosotros sin compromiso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *